El blog de Mitxel Olabuénaga | Si cambias que sea para mejorar
9351
post-template-default,single,single-post,postid-9351,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Si cambias que sea para mejorar

asdLas Juventudes Socialistas de España (JSE) emitieron un comunicado en el que abogan por el advenimiento de la III República como «punto de encuentro y convivencia ciudadana» y defienden igualdad republicana en el acceso a la jefatura del Estado.

En un comunicado, el secretario general de JSE, Nino Torre, afirmó que cuando propone la república como modelo, «no se trata de nostalgia, ni de recuperar el pasado», sino de buscar en ella «un punto de encuentro y convivencia ciudadana, el espacio común del compromiso del buen gobierno y de la virtud cívica».

«La III República no es un objetivo finalista, ya que por sí misma no es la solución a los problemas que sufre la ciudadanía, pero sí logra optimizar la calidad y eficacia del ejercicio de gobierno», argumenta.

Además, Pedro Sánchez visitó ayer en Getafe (Madrid) la exposición ‘La escuela de la República’, organizada por UGT, acompañado por la líder del PSM y alcaldesa, Sara Hernández. Sánchez no quiso hacer declaraciones pero Hernández dijo que la de los años 30 fue «una de las etapas más ilustres y con más luz de nuestra historia democrática».

«Mientras que durante la crisis económica que se vivió durante la República se convocaron plazas para más de 7.000 maestros y maestras, con Rajoy estamos viviendo la época de los recortes», dijo Hernando.

Tomado de www.abc.es

 

NOTAS de MITXEL

  1. Que las Juventudes Socialistas de España o la Falange Española Tradicionalista y de las JONS (y no trato de equipararlas) aboguen por el establecimiento o restablecimiento de una República como forma de organización del Estado me parece excelente. Es muy posible que yo les votara. Bien me gustaría saber si, proclamada democráticamente, respetaría la opción monárquica o anárquica y, dadas las circunstancias, aceptaría un nuevo referéndum.
  2. Las razones que se esgrimen son harina de otro costal. De momento se señala que la “república” sería un punto de encuentro y convivencia ciudadana, un espacio común de compromiso del buen gobierno y de la virtud cívica”. No lo dudo, aunque las experiencias pasadas en España no son un buen ejemplo. Sin embargo, es preciso apuntar que una monarquía puede ser lo mismo y, de hecho, nadie en su sano juicio podrá dudar de que así ocurre en todas las monarquías europeas. Si el referido es a monarquías “bananeras” lo mismo podemos decir de las repúblicas.
  3. Una segunda razón afirma: “logra (la República) optimizar la calidad y eficacia del ejercicio de gobierno». Me sorprende la rotundidad de la afirmación. Y ello porque es suma pretensión ubicar en la República (en sí) la calidad y eficacia de un gobierno. En principio, lo mismo puede decirse de una monarquía. La calidad y eficacia no está, a mi modo de ver, en la forma de organización de un Estado sino en la competencia que tengan sus gestores. El Presidente de un República (por citar la cabeza) puede ser tan incompetente y corrupto como un Monarca. Los ejemplos están a la orden del día.
  4. Por otra parte “defienden igualdad republicana en el acceso a la jefatura del Estado”. Debo estar entre “sioux” (con todo respeto al Jefe Seatle). “Mí no entender”. Y digo esto porque la Constitución española actual organiza el Estado como bien se le ocurrió al pueblo español en el ya lejano 1978. Que yo sepa el cambio es legítimo y sólo hace falta someterlo a “referéndum”. Por tanto, la igualdad es absoluta. Decir lo contrario sólo es demagogia (barata, por otra parte).
  5. Por último, sr. Hernández, afirmar que “la República de los años 30 fue una de las etapas más ilustres y con más luz de nuestra historia democrática” suena a mitin en república bananera. Me alegra su entusiasmo (para eso le pagan) pero, de vez en cuando, conviene bajarse del ciruelo. Sus ramas son demasiado endebles para sostener semejante gratuidad. Y, como escribí antes, la responsabilidad no es de la República sino de quienes la gestionaron (izquierdas o derechos). Libres, sí, pero también rigurosos.
No Comments

Post A Comment