El blog de Félix Villafranca | Tuve sed y me diste de beber (soneto al carisma vicenciano)
1430
post-template-default,single,single-post,postid-1430,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Tuve sed y me diste de beber (soneto al carisma vicenciano)

Un niño y una fuente ¡Que alegría!
Mil derroches de amores en vacío
y los labios resecos en estío.
¡Perdónanos, Señor, la felonía!

Por permitir la sed y la agonía
y el agua derramándose en el río.
¡Perdónanos, Señor, el desvarío!
si la boca de un niño está baldía.

Dale a beber, Señor, del agua viva,
en el pozo de la samaritana.
Tuyo es todo, la noche y la mañana,

tuya la fuente de agua primitiva.
Ya que pueden beber de tu torrente,
calme su sed, el agua de tu fuente.

Que mi agua está caliente,
y la tuya brotó al amanecer.
¡Que no se quede nadie sin beber!

 

Vicente Hernández Alfonso.
Presidente SSVP de Albacete. España

No Comments

Post A Comment