El blog de Félix Villafranca | Otro sitio más de Vincentian blogs
5
home,paged,page-template,page-template-blog-compound,page-template-blog-compound-php,page,page-id-5,paged-4,page-paged-4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
    Sorry, no posts matched your criteria.
Feyda / 23.03.2017

Nacimos hace cuarenta años, en el verano del 76, al impulso de una necesidad que empujaba con fuerza: mejorar el conocimiento del idioma inglés. que empezaba a desplazar al francés en la elección de los colegios. Éramos pioneros. Y nacimos en buena cuna: el colegio de Hijas de la Caridad de Begoña (Vizcaya, España). Y el primer curso de inglés Feyda tuvo lugar en otro colegio de Hijas de la Caridad del norte de España: Polanco, Cantabria. Paralelamente, aleteaba entre los padres y los jóvenes de la época una...

Varios / 03.03.2017

Perdónanos, Señor, la concertina. Los pies ensangrentados de la gente Que tiene que saltar sin parapente, de aquella esclavitud triste y mezquina. Al pobre que acaricia cada esquina, enséñanos a amar “Señor Vicente” que Cristo es forastero en la corriente y no sabemos ver su faz divina. Se exilian en pateras de castigo dolientes refugiados de la guerra, cristianos que escaparon de su tierra, los Cristos disfrazados de mendigo. Perdonad, que el amor, paga conmigo, aquella humillación que el pan encierra. Porque mi egoísmo entierra, la bienaventuranza que dijiste: “Que yo fui forastero y me acogiste” (Por amor y solo por amor, los pobres os...

Varios / 23.02.2017

El runruneo del 400 aniversario del carisma  vicenciano sigue sonando en nuestros oídos por estas latitudes y nos apremia a acelerar el paso, a pesar de ser estas fechas poco propicias para multiplicar las reuniones, ya que las tandas de Ejercicios relantizan los compromisos comunitarios. A pesar de eso, decidimos mantener nuestro calendario de reuniones del Este. Y esta vez tocaba en Cartagena. Y allí estuvimos sin perezas, aunque algunos llegaran con retraso. El primero en llegar, como suele suceder, fue el más lejano, Ángel Aoiz, que venía de...