El blog de Félix Villafranca | Otro sitio más de Vincentian blogs
5
home,paged,page-template,page-template-blog-compound,page-template-blog-compound-php,page,page-id-5,paged-4,page-paged-4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
    Sorry, no posts matched your criteria.
Evocaciones al atardecer / 30.06.2017

4.- La juventud parroquial Róntegui en acción. Inserción en la pastoral de la parroquia La misa de niños pasó a ser un acontecimiento parroquial. A los padres y a los abuelos les brillaban los ojos al oir cantar a sus pequeños. Llegaron a cantar como los ángeles, preparados y acompañados por las voces privilegiadas del grupo de jóvenes. Mejor no citar nombres para no suscitar celotipias, pero es justo reconocer que aquel grupo de jóvenes, todos en su conjunto, cantaba excepcionalmente bien, como lo demostraron en la representación, al vivo,...

Evocaciones al atardecer / 22.06.2017

3.- La nueva evangelización de los jóvenes. Relación y clima de confianza en el grupo No pretendo sentar cátedra ni hacer alardes de nada. Soy consciente de mis propias limitaciones y de mis escasos recursos para ser el centro referencial de grupos de jóvenes: ni soy gracioso, ni canto, ni toco la guitarra, ni tengo magnetismo especial alguno… Me considero una persona muy normal, con una buena dosis de bondad natural, de cercanía y de confianza en las personas con las que empatizo. Eso sí, me entrego en cuerpo y...

Evocaciones al atardecer / 01.06.2017

Los nuevos aires de la parroquia de Rémar (Baracaldo) Los jóvenes irrumpen en la parroquia, como un torbellino El aliento del espíritu, manifestado a través del entusiasmo de aquel grupo de jóvenes neófitos, hizo que la parroquia empezara a florecer, que nuevos aires oxigenaran el ambiente. Todo fue muy rápido, casi inexplicable, como un nuevo Pentecostés: aquella parroquia, acostumbrada al paso cansino de los entrados en años, con voces opacas, cansadas, empezaba a ver quinceañeros y quinceañeras, también universitarios en ciernes, saltarines y juguetones, en el zaguán de entrada; hasta...