El blog de Félix Villafranca | Otro sitio más de Vincentian blogs
5
home,paged,page-template,page-template-blog-compound,page-template-blog-compound-php,page,page-id-5,paged-38,page-paged-38,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
    Sorry, no posts matched your criteria.
Las mil y una razones para vivir alegres / 19.12.2012

La Navidad no es algo que se va y se viene al ritmo de las estaciones o de los estados de ánimo. Lo decía ya hace muchos años un villancico impactante, aunque sonara raro a nuestros oídos entonces. Desde hace más de dos mil años la Navidad es algo, mejor alguien, que está aquí y permanece entre nosotros para siempre. Belén es el mundo, nuestra tierra inhóspita, en la que un Niño, que muchos proclamamos Dios con nosotros, ha querido nacer para quedarse  definitivamente con nosotros y la...

Varios / 15.12.2012

Muchas cosas bonitas oiremos y veremos en este tiempo de la Navidad que se acerca… Nos olvidaremos, al menos a ratos, de las crisis y hasta de la corrupción que nos aplasta… Por unos días viviremos en una atmosfera virtual, soñando caminos nuevos de Paz y de felicidad… Recordaremos con nostalgia los tiempos felices de nuestra infancia, aunque no teníamos ni una décima parte de las cosas que ahora disfrutamos, sin darnos cuenta de que otros no tienen lo más indispensable para vivir dignamente su condición de humanos… Si,...

Las mil y una razones para vivir alegres / 24.11.2012

La redacción del Padre nuestro que os presento es una perla preciosa, si sabéis percibir el sentido íntimo de la expresión coloquial, que puede parecer a primera vista hasta prosaica y dicharachera… Pero no, todo lo contrario: lo que insinúa la palabra es, en realidad, todo lo que queremos decir, desde lo intimo del corazón, con la confianza de hijos bien nacidos, a un Padre que nos escucha con la paciencia y ternura de un buen Padre, si lo preferís, de una buena Madre, porque Dios es, en...