El blog de Félix Villafranca | Otro sitio más de Vincentian blogs
5
home,paged,page-template,page-template-blog-compound,page-template-blog-compound-php,page,page-id-5,paged-33,page-paged-33,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
    Sorry, no posts matched your criteria.
Las mil y una razones para vivir alegres / 01.11.2012

Ahora  que no sabemos que hacer con nuestro tiempo… Ahora que  huimos como locos de nosotros mismos, sin enterarnos… Ahora que vagamos con miradas vacías por desiertos sin esperanza… Ahora que nos sumergimos en los fondos abisales del océano para no ver la claridad del sol que nos alumbra… Ahora que  hemos roto los espejos que proyectan el fondo oscuro de nuestra conciencia… Ahora que nos miramos en los espejos bufones de la realidad  que nos rodea… Ahora que estamos ahítos de bienestares estables y de promesas verdaderas… Ahora que no sabemos que  rumbo tomar… Ahora...

Diálogos con Vicente y Luisa / 31.10.2012

Hola, Vicente y Luisa, aquí estamos otra vez los latosos del otro día, María y Paco. ¿Nos recordáis? Vaya que si os recordamos: formáis ya parte importante de nuestros coloquios diarios, porque representáis al núcleo selecto de jóvenes que se  cuestionan muchas cosas y buscan su propia identidad creyente más allá de los eslóganes callejeros de la sociedad de consumo… Gracias por el piropo, Luisa, aunque no nos lo merecemos: somos unos jóvenes, del montón, con buena voluntad, eso sí, también con ganas de romper moldes estereotipados. Paco y yo...

Las mil y una razones para vivir alegres / 11.10.2012

Amigos, ya está bien de lamentaciones y de llantos: os invito a entrar en lo más profundo de vuestra conciencia reflexiva y abierta a otros mundos siderales, superando las barreras de la mirada superficial que nos adentra en las cavernas del pesimismo y de las sombras, de la realidad superficial, de lo cotidiano y de lo periférico… No necesitamos alas para volar sobre las montañas que se pierden en el horizonte, ni abrir nuestros ojos que se proyectan con fuerza  para contemplar la inmensidad del cielo,  añil otoñal; tampoco...