El blog de Félix Villafranca | Otro sitio más de Vincentian blogs
5
home,paged,page-template,page-template-blog-compound,page-template-blog-compound-php,page,page-id-5,paged-32,page-paged-32,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
    Sorry, no posts matched your criteria.
Varios / 28.11.2013

El hombre y los signos Desde siempre el hombre se ha enfrentado a su propia limitación de expresión. Siente, en lo más íntimo de su ser, la necesidad imperiosa de relacionarse, de comunicarse con una especie de lenguaje universal que haga comprensible a los demás sus más hondos sentimientos…; y choca, por otra parte, con la limitación del lenguaje corriente, la palabra, ese combinado harmónico de letras y sílabas, sometido constantemente al arbitrio de los gustos y caprichos de la geografía y de la historia. El arte, en sus...

Testimonios de vida / 25.11.2013

El último diálogo de Vicente y Luisa “Santos anónimos… vivientes” ha hecho pensar a más de uno… Unos han expresado abiertamente sus comentarios, otros me han llamado personalmente para expresar sus sentimientos… Pero hay una persona valiente, Paula, que se atreve a expresar su experiencia de vida, que tiene conexión con el testimonio de fe al que estamos llamados todos los que hemos recibido la fuerza transformadora del bautismo y nos sentimos animados por la presencia viva de Jesús en nuestras vidas… Hay momentos especialmente significativos… Bajo una mal...

Diálogos con Vicente y Luisa / 02.11.2013

Buenos días, Vicente… Temprano como es todavía, a las ocho de la mañana, paseando por el jardín, en actitud contemplativa: ¡Que sorpresa, yo creía que la oración la hacías en una de esas pequeñas capillas de esta gran mansión celeste…! Bueno, Luisa, así lo hago los días ordinarios, como bien sabes, pero hoy es un día muy especial: celebramos ayer la gran fiesta de nuestros hermanos, que han alcanzado ya la plenitud de la felicidad, que comparten con nosotros, en la contemplación extasiante de la Trinidad… Todavía no me...