El blog de Félix Villafranca | Otro sitio más de Vincentian blogs
5
home,paged,page-template,page-template-blog-compound,page-template-blog-compound-php,page,page-id-5,paged-27,page-paged-27,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
    Sorry, no posts matched your criteria.
Evocaciones al atardecer / 31.07.2014

[caption id="attachment_660" align="alignleft" width="300"] Grupo de Primero de Noviciado en Limpias de 1955-56[/caption] Sabíamos que el Noviciado o Seminario Interno, como lo llamábamos, era distinto; que el clima en Limpias era distinto; y que las brumas y tardes oscuras del Cantábrico afectaban, más pronto que tarde, a la psicología alegre, expansiva y juguetona de los niños de tierras y campos abiertos… Y, sin embargo, “los llamados” esperábamos con impaciencia dar ese paso: suponía pisar fuerte en la subida de nuestra montaña particular, que no era otra que llegar a...

Evocaciones al atardecer / 29.07.2014

[caption id="attachment_654" align="alignleft" width="300"] Foto del curso de Félix Villafranca al comienzo del año escolar 54-55.[/caption] Desde que tomé la decisión, apoyado por mis padres, de irme a Pamplona “para ser como el P. Langarica” (esa fue la fuerza motriz primera), mi vida dio un salto de 180 grados. Don Serafín, el párroco recién estrenado, que trajo la misión a Ribaforada, era todo un pastor de su rebaño. Él fue el primero en dar gracias a Dios por el fruto ubérrimo de la misión: aparte de la gran transformación...

Evocaciones al atardecer / 05.06.2014

[caption id="attachment_643" align="alignright" width="266"] El P. Langarica con los niños en la misión de Ribaforada, 1950[/caption] Aquel niño servicial, bondadoso, sensible y adaptable a todo, hasta en el comer y en las costumbres bárbaras de los niños de su tiempo, fue creciendo en todo, al ritmo que marca la naturaleza y el entorno… No tengo claro si crecía más deprisa en mí el diablillo o el ángel que llevaba dentro… Los niños de los pueblos, en aquel entorno y en aquellos años, no solían ser precoces en eso del despertar...