El blog de Félix Villafranca | Otro sitio más de Vincentian blogs
5
home,paged,page-template,page-template-blog-compound,page-template-blog-compound-php,page,page-id-5,paged-23,page-paged-23,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
    Sorry, no posts matched your criteria.
Diálogos con Vicente y Luisa / 20.12.2014

Amparo y Pepe, de la Comunidad Vicenciana de Madrid, que ya tuvieron un encuentro personal con Vicente de Paúl, en la víspera de su fiesta, el 26 de Septiembre de 2012, quieren evocar aquel encuentro, aprovechando la proximidad de estas fiestas de navidad. Esta vez lo hacen no por Skype, como la otra vez, sino a través de su whatsapp correspondiente… —Buenas tardes, Vicente y Luisa —escribe Amparo—. ¡Cómo estáis? Sabemos que estáis juntos contemplando el Belén viviente que tenéis ahí. ¡Cómo os envidiamos…! Transmitidnos algo de lo que...

Testimonios de vida / 11.12.2014

Estamos saturados de oír, aquí y allá, noticias de parejas en caída libre, de familias destrozadas por la infidelidad, la violencia de género, por temperamentos incompatibles, por las mil y una desavenencias, propiciadas por la sociedad atípica en la que nos ha tocado vivir. Parece que la convivencia familiar tranquila y bien avenida, construida, durante siglos, sobre los pilares sólidos de valores ancestrales, se nos viene abajo… Es un clamor, un grito desgarrador, oír los números y los porcentajes de matrimonios separados, divorciados, rotos; niños que lloran, callados,...

Diálogos con Vicente y Luisa / 21.11.2014

Vicente y Luisa se encuentran por casualidad en la calle “Paseo otoñal” de las moradas celestes. Se sorprenden y se sonríen de tan oportuna casualidad. Se miran a la cara, se abrazan con cariño y entablan un jugoso diálogo. —¿Cómo estás? —pregunta Luisa, más decidida, como mujer de remango— Hace tiempo que no nos veíamos… Seguramente tus pobres no te han dejado tiempo para nada… —Efectivamente, Luisa, ya me conoces… Pero tú tampoco has ido a la zaga. Algo apremiante te ha debido absorber para dejar de llamarme durante tanto...