El blog de Félix Villafranca | Otro sitio más de Vincentian blogs
5
home,paged,page-template,page-template-blog-compound,page-template-blog-compound-php,page,page-id-5,paged-21,page-paged-21,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
    Sorry, no posts matched your criteria.
Varios / 07.08.2014

[caption id="attachment_677" align="alignright" width="207"] Sonrisa abierta en una fiesta con amigos[/caption] En pocos años, con relación a otras épocas de la historia, la figura del sacerdote ha cambiado de imagen, casi 180 grados, usando una hipérbole literaria. Del sacerdote con sotana, al sacerdote con “clergyman”. al sacerdote de calle, hasta mal vestido, hay saltos cuantitativos y cualitativos que bien merecerían un estudio serio, si no lo hay todavía. Voy sólo a pergeñar, en este breve espacio, algunos síntomas significativos. El sacerdote de ayer. Cuando yo era niño el sacerdote era percibido...

Evocaciones al atardecer / 05.08.2014

Hortaleza, Madrid. Seminario de Filosofía de los Padres Paúles. [caption id="attachment_668" align="alignright" width="217"] Entrenándose, con el crucifijo misionero, en una de los parquecillos de Hortaleza[/caption] Los años de Hortaleza, Cuenca y Andújar, Jaen, fueron tres años intensos, con cambios profundos de perspectivas. Para la mayoría de aquel grupo florido de novicios de Limpias suponía, de hecho, el paso progresivo de la adolescencia a la juventud, de los 18 en adelante. Algunos no habían aguantado el choque frontal de vida entre la Apostólica y el Noviciado y se quedaron en el...

Evocaciones al atardecer / 31.07.2014

[caption id="attachment_660" align="alignleft" width="300"] Grupo de Primero de Noviciado en Limpias de 1955-56[/caption] Sabíamos que el Noviciado o Seminario Interno, como lo llamábamos, era distinto; que el clima en Limpias era distinto; y que las brumas y tardes oscuras del Cantábrico afectaban, más pronto que tarde, a la psicología alegre, expansiva y juguetona de los niños de tierras y campos abiertos… Y, sin embargo, “los llamados” esperábamos con impaciencia dar ese paso: suponía pisar fuerte en la subida de nuestra montaña particular, que no era otra que llegar a...