El blog de Félix Villafranca | Otro sitio más de Vincentian blogs
5
home,paged,page-template,page-template-blog-compound,page-template-blog-compound-php,page,page-id-5,paged-15,page-paged-15,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
    Sorry, no posts matched your criteria.
Testimonios de vida / 29.03.2016

Los medios de comunicación, tan proclives a lanzar noticias novelescas al viento, no son propicios, nunca lo han sido, a comunicar el testimonio silencioso de una vida sencilla, entregada al servicio humilde de los pequeños, de los sin nombre. Correrán, como aves rapaces a su presa, a comunicar los grandes acontecimientos sociales, la pomposa aparición de los grandes, en manifestaciones multitudinarias, las protestas callejeras de dudosa legitimidad, los rumores fantasiosos de cualquier iluminado de turno… Allí estarán, de modo significativo y sonoro, gritando “je suis Hebdo”, en las calles...

Diálogos con Vicente y Luisa / 21.03.2016

—Aquí estamos, Vicente y Luisa, una vez más… Venimos en representación de los antiguos miembros de la Comunidad del Olivar, en Remar (Baracaldo) y de los grupos de JMV del Norte (Llodio, Begoña, Vitoria, San Sebastián…). Nos sentimos ya casi como unos abuelitos, a nuestros 45-50 años, recordando aquellos ímpetus y entusiasmos de nuestras 15-20 primaveras, inolvidables por cierto, pero demasiado lejanas. ¡Qué tiempos aquellos! ¡¡¡Y nunca volverán!!! ¿Volverán? ¿Cómo podremos recobrar lo mejor de nosotros mismos, a nuestra edad cansina…? —Bueno, bueno, sobran derrotismos; faltan, quizá, ganas de...

Varios / 08.03.2016

Desde pequeño, Dios me concedió la gracia de no conformarme con lo que veía y palpaba con mis manos… Un día, siendo todavía muy niño, quise atrapar mi propia sombra, agrandada por un sol abrasador del verano; y, por más que lo intentaba, siempre se me escapaba… Otro día, siendo ya mayorcito, pensé que podía acariciar con mis manos las nubes que se posaban sobre la montaña más alta; y por más que intentaba alcanzar la cima, siempre se iban más allá… Cuando empezaba a tomar conciencia de mí...