El blog de Félix Villafranca | Otro sitio más de Vincentian blogs
5
home,paged,page-template,page-template-blog-compound,page-template-blog-compound-php,page,page-id-5,paged-11,page-paged-11,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
    Sorry, no posts matched your criteria.
Evocaciones al atardecer / 29.07.2015

Un destino a contrapie: buscando caminos [caption id="attachment_1151" align="alignright" width="300"] Muerte de San Vicente de Paúl (retablo en la basílica de La Milagrosa)[/caption] Dicen que lo bueno, que el tiempo en que te sientes feliz, pasa más de prisa, que el tiempo en que te sientes incómodo o frustrado, sea por las razones que sea. Creo que, en muchos sentidos, es así, por ley psicológica inexorable. Todos queremos atrapar el tiempo feliz, que no se nos escape ni evapore… Londres había sido para mí una experiencia de las que dejan...

Evocaciones al atardecer / 17.07.2015

La sorpresa del contraste En aquellos tiempos de precariedad, en los que España llenaba de emigrantes los países de la Europa desarrollada, sumergirse en el mundo anglosajón, sin los condicionantes de necesidades extremas como las del emigrante, tener un año de reciclaje cultural, libre de ataduras externas, era todo un privilegio… Sin embargo, para nosotros, los estudiantes de teología de los Paúles españoles, Londres era como la estación término, fin de ciclo o de carrera, según se lea. Para muchos de nosotros, animosos y entusiastas de los años del...

Varios / 03.07.2015

Es como el espacio que se pierde en lontananza… Es como el tiempo sin fronteras, como el mar abierto que nos lleva a lo desconocido… ¿Quién podrá medir el mar de posibilidades que me ofrece el verano? Pero soy yo, exclusivamente yo, el que tiene el timón que puede conducir mi barca hacia la playa tranquila desde donde puedo contemplar mi horizonte interior y, a la vez, la tenue puesta de sol que se pierde en el infinito… ¡Cuantas veces, a lo largo del año, abrumado por los estrechos...