El blog de Félix Villafranca | Evocaciones al atardecer
4
archive,category,category-evocaciones-al-atardecer,category-4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
Evocaciones al atardecer / 11.08.2017

6.- Godspell, una plataforma de evangelización. Una nueva toma de conciencia de los valores del evangelio. A veces, las cosas salen sin pensar, por intuición, azar o casualidad. No hay que descartar la inspiración de lo alto, porque Dios tiene sus propias reglas de juego. Estos jóvenes, cuando se lanzaron a la aventura de representar esta obra, al vivo, desafiando todas las leyes de la gravedad sociológica, por las dificultades que entrañaba, no pensaron que, algún día, podían ser portadores de la Buena Noticia de Jesús de Nazaret para los...

Evocaciones al atardecer / 20.07.2017

5.- La aventura de Godspell. Presentación de la obra La primera versión de Godspell se estrenó en Broadway (Nueva York), en Febrero del 71. Y con rapidez inusitada se había extendido por los mejores teatros del mundo, interpretada por noveles, improvisados actores y por artistas consumados. En España se estrenó, con retraso, en Madrid, en el 74. Tuve la suerte o privilegio de verla en el original, en el 72, durante mi estancia en Londres. Quedé contagiado del entusiasmo popular y comentarios elogiosos de la prensa de Londres. Y...

Evocaciones al atardecer / 30.06.2017

4.- La juventud parroquial Róntegui en acción. Inserción en la pastoral de la parroquia La misa de niños pasó a ser un acontecimiento parroquial. A los padres y a los abuelos les brillaban los ojos al oir cantar a sus pequeños. Llegaron a cantar como los ángeles, preparados y acompañados por las voces privilegiadas del grupo de jóvenes. Mejor no citar nombres para no suscitar celotipias, pero es justo reconocer que aquel grupo de jóvenes, todos en su conjunto, cantaba excepcionalmente bien, como lo demostraron en la representación, al vivo,...

Evocaciones al atardecer / 22.06.2017

3.- La nueva evangelización de los jóvenes. Relación y clima de confianza en el grupo No pretendo sentar cátedra ni hacer alardes de nada. Soy consciente de mis propias limitaciones y de mis escasos recursos para ser el centro referencial de grupos de jóvenes: ni soy gracioso, ni canto, ni toco la guitarra, ni tengo magnetismo especial alguno… Me considero una persona muy normal, con una buena dosis de bondad natural, de cercanía y de confianza en las personas con las que empatizo. Eso sí, me entrego en cuerpo y...

Evocaciones al atardecer / 01.06.2017

Los nuevos aires de la parroquia de Rémar (Baracaldo) Los jóvenes irrumpen en la parroquia, como un torbellino El aliento del espíritu, manifestado a través del entusiasmo de aquel grupo de jóvenes neófitos, hizo que la parroquia empezara a florecer, que nuevos aires oxigenaran el ambiente. Todo fue muy rápido, casi inexplicable, como un nuevo Pentecostés: aquella parroquia, acostumbrada al paso cansino de los entrados en años, con voces opacas, cansadas, empezaba a ver quinceañeros y quinceañeras, también universitarios en ciernes, saltarines y juguetones, en el zaguán de entrada; hasta...

Evocaciones al atardecer / 26.05.2017

Las novedades del nuevo destino Con la mochila cargada de ilusión y de ideas renovadoras, así llegué yo a mi nuevo destino de Baracaldo. Me habían nombrado párroco de la parroquia de San Ignacio, en el distrito de Rémar, barrio que, en aquel entonces, no sonaba demasiado bien a todos los oídos, ni de los Paúles, ni de la gente de bien. Se le veía como un barrio desestructurado, con problemas de hábitat, con una población emigrante flotante, procedente de otras regiones de España: Galicia, Andalucía...

Evocaciones al atardecer / 20.11.2016

Gestación del encuentro [caption id="attachment_1375" align="alignright" width="189"] Sor Aurora Bernardo, una de las grandes impulsoras de JMV.[/caption] Entremos en el túnel del tiempo. Al adelantar mi experiencia en Benagalbón al orden cronológico de mi pequeña historia, quiero dar continuidad a la mención hecha anteriormente sobre la relación virtual hipotética entre Murguía y Benagalbón. El relato de mi presencia en Benagalbón en aquellos inolvidables primeros cinco años, del 80 al 85, no es prolongación ni complemento de mi acción pastoral en Murguía. Si bien el proyecto de Benagalbón nace en las...

Evocaciones al atardecer / 26.10.2016

Primera parte: El renacer de Murguía Murguía es una pequeña población de la provincia de Álava, a tan sólo 16 kms. de Vitoria. Aunque pequeña por su dimensión geográfica y por el número de sus habitantes, constituye un núcleo referencial para otras pequeñas poblaciones cercanas, que constituyen, con ella, el llamado Valle de Zuya, con un total aproximado de unos 1.800 habitantes en invierno y más de 5.000 ciudadanos flotantes en verano. Murguía es como la capital del Zuya. El clima suave del verano, la belleza paisajística, la cercanía...

Evocaciones al atardecer / 25.10.2016

Lo del Olivar, en su primera andadura, fue algo muy especial; nació en un momento y en unas circunstancias muy  distintas. Fue una corazonada, a impulsos instintivos, empujados por la  fuerza subconsciente  del Espíritu: un grupo de jóvenes adultos que, en un momento de impacto psicológico profundo, se plantean la posibilidad de dedicar un verano a la promoción social de una zona rural depauperada. Lo maduran durante largos meses, buscan alianzas y acompañantes y se embarcan, por fin, a la aventura. Fue más de un año completo de...

Evocaciones al atardecer / 24.10.2016

Los campamentos  4R habían llenado un vacío en la pastoral juvenil de los colegios. Fue una gran idea que produjo frutos primaverales abundantes. Sin duda que se adelantaron a los tiempos. Pero otras inquietudes y necesidades comenzaban a gestarse. Los padres del colegio de Begoña lo intuyeron, antes de que las aguas invadiesen los caminos. La necesidad de mejorar el conocimiento de los idiomas modernos, y más concretamente la practica oral del inglés, se iba gestando, paulatina, pero inexorablemente. Y ningún tiempo más propicio que el verano para...